BÚFALO DE AGUA

El búfalo de agua es nativo del sur de Asia y su género es diferente al del Bisonte, es un animal pacífico y de fácil manejo.
Su carne es rica en proteínas y es producida sin conservadores y hormonas de crecimiento. El búfalo se mantiene sólo con las plantas y diferentes pastos que estén a su entorno. Por sus bondades genéticas, tiene la capacidad de convertir pastos de baja calidad en proteínas.
Su carne es de apariencia similar a la de res, pero sus características varían. La carne de búfalo es magra, carece de grasa intramuscular, tiene bajos niveles de colesterol y alto contenido vitamínico. Contiene 11% más proteínas y 30% menos colesterol que la carne de res.

JABALÍ EUROPEO

El jabalí es un mamífero salvaje, cuya carne es muy apreciada en la gastronomía. Las partes preferidas de su fisionomía son la costilla y el lomo, regularmente. Su carne, normalmente dura, resistente y de un rojo intenso, es más jugosa que la del venado, debido a un mayor contenido de grasa.
Aunque el jabalí pertenece a la misma familia que el cerdo doméstico, su carne se diferencia por tener menos grasa y más proteína, por lo tanto, se puede considerar una carne magra. Aunque contiene cantidades considerables de colesterol.
La mayor parte de la carne de jabalí que se consume proviene de la caza de animales silvestres. Actualmente, también se cría en semilibertad y se comercializa para su consumo durante todo el año.

CIERVO ROJO

El venado es una especie de ciervo rojo muy apreciado en el mundo de la caza mayor y la gastronomía.
Su carne es de bajo contenido de grasa intramuscular, por lo tanto, de bajo colesterol. Se puede considerar una carne magra, ya que el porcentaje de lípidos de su composición es inferior al 2%. Por su contenido de grasa puede compararse con el salmón.
El ciervo destaca también por su aporte de minerales, entre ellos hierro y zinc de alta biodisponibilidad.
En la actualidad, la carne de venado se comercializa en muchos lugares, por lo tanto, se puede consumir durante todo el año.

POLLO DE RANCHO

El pollo de rancho se cría en espacios abiertos y es alimentado de manera natural, a base de granos y pastos.
Son pollos libres de contaminantes peligrosos como antibióticos y hormonas, por lo tanto es un alimento más sano.
Su carne es más blanca, libre de pigmentos artificiales. El resultado de su trato libre y natural, hace que su crianza sea libre de estrés, por lo tanto, el pollo tiene mejor sabor, menos grasa y mayor valor nutrimental.

X